martes, 30 de agosto de 2011

Sed




                                                                                                        

  


Si me hubiese guardado unas gotas de amor en la nevera
o hubiese convertido las tinajas
de esperar un milagro
en un paso a la vez, no en un siniestro golpe
de puertas al cerrarse
miradas combatientes salieran del espejo
a destrozar mis lápidas
y de nuevo los poros, sudorosos quizá,
perfumados de tiempos por venir,
trajeran a la niña
esa que ahora empina medianoches de llanto.

Qué dejé de arrojar al odio compasivo
para que sobreviva a mis cenizas
el fuego transparente
(la hipnótica certeza de mi nombre en tu voz).


Tan desiertas me saben a esta hora
las palabras de siempre,
las torpes borracheras de símbolos usados
hasta el desgaste en vano del infierno,
las migrañas infectas de sueños repetidos
con tus dedos buscándome  en la lengua
el agua impronunciable.


   ).(


2 comentarios:

Real Time Web Analytics