sábado, 29 de octubre de 2011

Folding




                                         La piel de los que esperan
                                         es demasiado clara.
                                                               R.Juarroz



Ni tú, ni yo, ni nadie
me ha descubierto en este laberinto.
Dime por qué callamos.

Ser no era más que un sueño,
del que despierto siempre:
 un nombre que no es mío, y palabras no mías,
zapatos sin caminos, sin espesor de huella.

La sombra de dos manos en una pared sucia,
cuando éstas, cautivas,
    se desangran las palmas,
se ahogan bajo el peso del vientre erosionando,
boca abajo, las noches.
                                  
No te calles la farsa
 en mi insomne destino de Ideal,
continúa gritándome los ojos,
renueva mis caricias, arráncame las canas
  y endurece mis pechos
en tanto yo,
a tientas,
en este enredo demasiado claro
                               sin opción al rescate
plagiaré en los espejos
tu amor para esa otra de mí que no conozco.



).(

viernes, 28 de octubre de 2011

Wind





No sé si somos
 el fatal comentario de dioses aburridos,
pétalos arrancados de una idea sensual,
la libertad redonda, oscuramente triste
del agua detenida,
pero ya no te busco…
sólo siento temblar la negación
de tu mano puñal sobre mi hombro
y  sigue siendo hogar, después de todo infierno.

No hemos caído aún lo suficiente:
Todavía suspiro miradas ardorosas en mi escote
y se mece la carne en melodías,
vaivén de luces , brebajes pasionales
manando tímidos su dulce crimen.

Todavía soy tierra sin labrar
y no me culpo
cuando entrego mi voz a la esperanza.




).(

miércoles, 26 de octubre de 2011

Soslayo (rescates)


MIÉRCOLES 4 DE MARZO DE 2009


Soslayo

I

Qué perfilado el dorso del enigma en el mutismo. Callado el pensamiento, la ambigüedad del lema se adormece, deshabita las ondas de ruido blanco y pujan las verdades del himno desde el barro.
Lo escrito desfallece, repta tácito, surca la elipsis de la voz sitiada. Es la necropsia, entonces, del poema. Abierta la palabra por el fiel, despojada de estética y perjurio, cobra la forma pura de las bestias y escurre el hombre solo, tumefacto, infectado de complexión litúrgica, al modo estático de las irrealidades.

II

El único poema que podría quebrar la probidad de Dios: el cuerpo de Carilda bajo la lengua insomne de Panero. Nirvana omnipresente.

III

Sonríe si recuerda que le fue dado el don de la palabra para dignificarla. Acaricia los símbolos, los pule, los derrama en discursos luminosos, se observa sopesando sus laureles hasta la apostasía: inventa neologismos y bautiza al cernícalo que babea en sus páginas Poeta. Descenso laborioso del demiurgo hasta alcanzar el eslabón perdido: afirma haber tocado La Belleza mientras lava sus manos.


IV

Lo mira de soslayo, le busca luz detrás de las palabras, se encuentra una sonrisa insatisfecha después de haber leído su último poema. Se le pega la lengua al paladar, así de amarga sabe cada imagen. Lucha con su consciencia, es una mierda pero no va a quemarlo. Se diría que siempre gana su vanidad, después de todo es Suyo y pulsa enter: acaba de lanzarlo a los leones. Le regresa trayendo coronas de laurel sobre la frente. Inexplicable. ¿Importa?

V

Qué, de lo visto, vuela, separándose de formas y de espacios. Nunca el perfil del fuego fue más nítido: ascienden las volutas de la seda besándole los muslos, como un ojo inflamado de deseo detrás de los cendales. Los símbolos se tensan, se arquean por la espalda, la surcan de jadeos.
Va a decirlo, con todos los gemidos en voz alta, con el sudor del sexo rasgado de placer y éste será El Poema, la cúspide de viejas fantasías sosegadas, el bestiario dormido en los suburbios del subconsciente libre de cadenas. Esta es Ella, por fin, desnuda en la palabra. Si el éxtasis cediera su soberbia a la omisión en el punto final, si no hurgara su dedo buscando redoblarse en el placer orgiástico del verbo, no llegaría a temblar ante el sinónimo: desnudarse, exponerse, despojarse. Relee, luego, calla.


VI

Repartieron los dones y le tocaron todos menos uno: la voluntad de erguirse. Juego macabro del bufón de turno que susurra al oído de los dioses. Llevaba a La Belleza doblada en un bolsillo, La Poesía pegada como un chicle en el zapato, y los colores, ah! manchaban sus mejillas con los tonos chillones de los sueños. Los fue negando, talento por talento al fondo del sepulcro. Caminaba encorvada, decreciendo, mascullando tristezas por lo bajo. Pero sus ojos, apenas entreabiertos, incendiaban los mares, enceguecían los iris de los astros. Así fulgía el corazón cansado de sostener el peso de las gemas signadas a morir sin engastarse.

VII

De todos los pecados, el lenguaje es el nexo, factor aumentativo de la culpa; no obstante, es el silencio la culpa equivalente arrodillada ante el confesionario. Debiéramos, entonces, hallar un eje exacto entre el hablar Per se y el reprimirse, si no fuese tibieza, indiferencia o gris diminutivo de La Idea. He aquí el germen capcioso del albedrío, nunca libertario. Dejémoslo mejor, en que se es inconsciente o kamikaze ante la gesta de la página en blanco, que dobla el riesgo frente la escritura: lo trazado no calla, permanece, y se es inconsciente o kamikaze también en el mutismo. Bienvenido al infierno de los Hombres: no hay forma de escapar al pensamiento.


VIII (Junio 08)

Como el desnudo que ha esculpido el viento

en la mirada ausente del glaciar,
así de diáfano
y apenas perceptible a media sombra,
se da el milagro de nacer a un verso,
el abandono
al seno cálido de la utopía,
y quiebra la consciencia en cada sístole
hasta el dolor de armonizar el grito
y conciliar el goce lujurioso de la razón vencida
con el cándido gesto
del enigma viviéndose sustancia
sólo por un instante:
el imposible.


Viví Flores Massares

lunes, 24 de octubre de 2011

El pueblo argentino vuelve a darse un tiro en la sien.




       ¿Somos tan bestias que llamamos Democracia a la auto imposición de autocracia y dictadura?






Pero no aprendemos, y hablo en plural a pesar de mi indignación y vergüenza 

porque Argentina somos todos. 

Lamentablemente , este error tristísimo va más allá de las fronteras patrias, 

la suma KK-Chávez es una bomba  que a mediano plazo va a explotarnos en la 

cara y a tatuarnos las frentes de estrellas rojas  y por supuesto que no hablo 

del rojo punzó, que mal o bien edificó a la nación, hablo de una AmeriCuba 

pisoteada en su derecho natural  a la libertad y dignidad, de un muro de

 Berlínamérica custodiado por narcos y farcs, de un Comunicado Nº 1 

tácito y descaradamente encubierto por las violaciones  legisladas a la libertad 

de prensa y expresión, por los atracos al derecho a la salud y educación de calidad, 

al trabajo digno y el enriquecimiento LICITO, hablo del ya hoy, imparable aumento 

de la violencia y del lavémonos las manos tan hecho carne en la cultura argentina,

 esta Argentina que disfruta su caída libre a la ignorancia satisfecha con el pan sucio 

de los sub empleos y divertida por  el circo mediático, esta Argentina que parece 

cada día  más interesada en mamar la miseria y el bufo patetismo de los

 holdings televisivos, cómplices de la caradurez presidencial, que en velar por el futuro 

de sus descendientes.

Dios reciba en su seno a esta Argentina que se  envenena tragándose la burla 

de un desfile de carteras de primera dama valuadas entre 1.800 y 6.000 Euros,

 mientras sus viejos olvidan el sabor de la carne y sus  hijos la frescura nutritiva 

de la leche en el país de las vacas gordas!!! 

Vacas al fin... sumisas y contentas, de las urnas directo al matadero.

domingo, 23 de octubre de 2011

Dark forests of the soul










Porque ahora dios
es ese gesto lento
en un temblor a penas suspirado.

Porque ahora dos
en la distancia elíptica y el verbo
que late
y se acompasa
 de manos sudorosas y gemidos

porque caderas
 tocando a vuelo el lujurioso impacto
buscándose y tomándose  en el eco
y lenguas dedos lanzas tamboriles
porque boca anegada de labios manantiales

las túrbidas miradas
de jinete y Pegaso
 galopando recíprocas,
                                   pensándose,
viniéndose en su oscuro laberinto.








).(

domingo, 16 de octubre de 2011

Señuelo en cinco tomas

                                      


                                         




 I



Acecha ,voluptuoso,
un aroma
insistente:
almizcle y tierra fértil
humedecido
apenas
en pálidos  deseos
de tragarse hasta el último
trémulo
y agitado
resuello de la Bestia.



II


Delicada,
la mano
de la esfinge de hielo
resbala
sabiamente
por la negra guedeja
retorcida
que imita
el falaz pensamiento
de la sierpe
rabiosa
tras la boca de seda.



III


Asoma
entre los labios
desnuda
la promesa,
y se oculta endiablada,
planteado el acertijo:

Quién
Caza
A quién ?

y asesta,
certera,
justo a tiempo,
la sonrisa distante
y un cimbrear de caderas.



IV


El toque  subrepticio
del cuello nacarado
inclinándose
al filo
de la uña insinuante
que delimita
el cauce
a un palmo del escote
acorrala
a la presa
sedienta y desbocada.



V


Saborea la frágil
melífera  victoria
sobre la piel
salada
suplicante y dispone
divertida
el altar
del brutal sacrificio
a su fuego
sagrado
sobre sábanas negras.





1993

viernes, 14 de octubre de 2011

Sendero





Así todas las formas se deshacen:

arranca todo el rojo, que ruede sobre el negro
y se hunda en cicatrices,

entonces, sin más piel ni labio para el frío,
se sellará a tu espalda la huella de tu rostro,
y la prisión aleve,
ese yermo perfil que se besa a sí mismo en el espejo,
soplará en el vacío la silueta del orbe.


Hay que saber agonizar cantando
de pie sobre la propia alegoría
para salvaguardarse de la pulsión mortuoria
y emplear el sudario como un puño
enguantado de seda.


Así toda la nada  se sucede.

Lo saben las palabras que callé
cuando vivir a filo de valor simulado
era la perspectiva del regreso,
y la extinción metódica de la fragilidad
daba a luz en las calles
un contoneo suave de caderas y el disparo certero
de otra sonrisa acorde a la batalla.

martes, 11 de octubre de 2011

Diccionario de la herida



Siempre:
cuña de doble filo que devora su sombra,
que se recrea en   dolo y suple en  barro el altar en que anida
el estremecimiento de la
                                       Bestia:
criatura hecha de aliento racionado
por haberes y debes insalvables para el coraje de admitirse
                                                                                     Centro:
zona en la que claudica el individuo la soledad del
                                                                                Alma:
eso que lucha contra la consciencia de compensar  y sólo
con trozos  de basalto levitante  lo que ayer nombró
                                                                              Cielo:
cavidad de factura inmensurable, terca
                                                               Tumba:
invención que  cohabita con  el deseo del cosmos
y concibe en silencio la legítima
                                              Furia :
lazo  que ve cerrar su nudo corredizo en la garganta
del que le juró  Siempre
y se mentía.

Yo: la que debió arrancarse las pupilas
para no verse amar  su propia muerte.

Y Tú?
Lo Inexistente.
Real Time Web Analytics