sábado, 24 de diciembre de 2011

PAZ Y AMOR A LOS HOMBRES







No practico religión alguna, y ciertamente, he tenido y seguiré teniendo enormes conflictos de Fe... Pero tengo claro que de todas las creaciones,divinas o evolutivas, es El Hombre, la más preciosa, la más compleja, la más interesante, aunque también la especie más peligrosa y auto destructiva.

Admiro a todos aquellos que tienen Fe, y respeto a todas y cada una de las creencias, como también respeto y admiro a aquél gran hombre, llamado Hijo de Dios, El Cristo, por sus hechos, por su ejemplo, y esto nada tiene que ver con la Fe o la religión, sino con la solidaridad, el amor al prójimo, la piedad por el enemigo, y la exaltación de los valores humanos aún a costa del propio sufrimiento y de pagar la defensa de los Ideales con la propia vida.

AMOR y PAZ, sin importar la fecha, el rito, la religión o la tradición, es lo mejor que se le puede desear a este jodido mundo, y a todos los que en él habitamos; por eso, en un día especial para muchos, quiero sumar mi deseo a TODOS Y CADA UNO DE LOS HABITANTES DE LA TIERRA:


Carta de San Pablo a los Corintios 13, 1-13


“Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada.

Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.
El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas.

Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto.

Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara. Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí.

En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande todas es el amor”.


Un Abrazo Fortísimo a todos.





                    Viví                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics