lunes, 2 de enero de 2012

Pac Man





Pero ahí,
en aquél laberinto en que  todos los hombres acechaban la noche,
yo no veía estrellas.
Más allá de las horas
( el más allá de fruta, tierna carne)
cultivaba el jardín de los desvelos
y a la luz de palabras contrahechas que no supe decir,
 el animal dormía.

Eres pasión, Viví.

( todavía me arranca de los sueños la garra sibilante).

El contaba las gotas de mi sangre. Palideció el volumen del aullido;
pero ahí,
Fiera tensó los músculos…

Yo no veía estrellas. Temía el peso exacto del tiempo por venir:
el pecho del sollozo abierto en dos,
 mi corazón callado para siempre.


22.12.2008 ).( 22.12.2011

2 comentarios:

  1. "Portamos un afán al que ponerle voz"
    (Tú)


    Gracias por la hondura.

    ResponderEliminar

Real Time Web Analytics