viernes, 17 de febrero de 2012

Delete








Gracias por nada, Tú,
la del espejo.
Llevas el corazón del lado amargo.

Aquí el latir errante
atestigua el sofoco de la lengua sobre los labios tersos
y es mi boca indomada
soberana del beso que no ha sido.


Para que llueva lejos de mis ojos
dile al tiempo que escampe
sus retratos.

Son demasiados muertos
entre las tentativas de sólo respirar
y un azul tan sangrado en la memoria que deshabito
el alma.




).(

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics