jueves, 21 de junio de 2012

Amo




Tengo en la mano una carta para jugar el juego
cuando quieras.
          ( Costumbres argentinas- Los abuelos de la nada)





Yo te…

¿Y entonces?

 amo, soñé, dolí, lloré, olvidé?

Son tantos y tan pobres
verbos no realidades que resuman
lo…
incierto, terco, intenso, insostenible?
Son tantas y tan pobres
las formas del recuerdo con que te…

y no sé, a veces, si consumir espacios
 para llenar 
y aquí (…………) lo que…

En mis silencios, cuando la noche no es más que un concepto difuso de mí misma,
el alma intenta el paso por la delgada línea de un renglón. Ya no hay nada, lo admito.
Ni siquiera el rugido de los miedos, ni extensos laberintos o profundos milagros
abismales. 
Y nada es nada, 
ya no encuentro un vacío que llenar.

Pero aquello…
sigue su curso en mí, y aquí no hay dudas,
subrayo Devorando,
lo repaso hasta abrir un agujero negro en el papel.

Lo demás simplemente se sostiene
o me empuja.


Real Time Web Analytics