lunes, 1 de julio de 2019

Insomne

( Más de 10 años desde este intento de poema, pero es otra de las muchas pruebas de que los estados anímicos son cíclicos, tan de ayer y tan actual)


Pero todavía le quedaba por descubrir que nunca había sido poeta.

(El muchacho que escribía poesía- Yukio Mishima)



El dolor tiene letra de chiquilla
y repta en cada trazo,
hasta caer del borde de la página
y cubrirme la piel de lodo rojo.

Y sólo arrastro el polvo con la sangre
de los temblores nuevos
hundiendo al dios de tinta en mis entrañas,

y donde escribí “boca”
se abre un hueco en los ojos de la noche
y me arranca de mí
a la violencia de perder mi nombre
y encontrarme
tanto silencio ardiéndome en la frente
cuando subrayo al mundo
sin mis manos
sobre la fiebre insomne de mi cuerpo.

Ven a decirme que no soy poeta…
Mishima… tengo miedo.

                       Viví Massares

sábado, 30 de diciembre de 2017

Rebelde







Para que no recuerdes olvidar

repto en la luz, deshago

la extenuación del credo. Destello en la retina

fóbica de la ausencia. Siempre de enves al rayo (tú, mi sol)

desaliento guerreando en una gota

de tinta

inagotable,

negándome asesinas el verbo prometido.


Huyo para que me retornes la página vacía

para que vibre el soplo consonante, el cuello azul mordido por
la rosa

(tú, mi seol)




No existe otra estrategia para deconstruir el infinito.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Angel





Ni la fe ni el milagro
se amparan en los sueños no nacidos…

Tú  bailas
sobre la melodía sin nombre de mi aliento
y me oigo reír tan suave y desde lejos como si (la que soy)
rompiese en un diluvio sideral.

No detengas la fuga de ilusión
que hace miedo en la  noche y el viento de tus alas
acalora los huesos del invierno.

No se puede morir de soledad
 dos veces
en la misma incertidumbre.

martes, 14 de febrero de 2017

Wake





Para amar las estrellas  sin aceptar la noche
hay que entregarle la mirada al fuego.

Y te busqué
cuando el tiempo y sus máculas de nada acogían mi voz
 (fui el silencio que azota y reverbera
entre remansos o espirales torvos )
y allá abajo… donde el espejo exhala luminarias de hielo,
 donde la muerte es faro y salvación,
me despertó tu abrazo.

Veras…
entre mis sombras una brizna del dios que desconozco
aún respira..  y sí
de la muda garganta de mis miedos
ha escapado un suspiro
que te prende los  labios como un ladrón... y sí

mi sustancia confusa,
como una bestia ebria de esperanzas,
quiere morder tu luz con los dientes de un sueño.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Desde la Niebla









I

No recuerdo tu voz.
Tejo nidos de cuentos para esconder la ausencia,
sonrío a media asta por no doblar en triángulo mi bandera de sueños;
pero aunque se levanten mis mañanas fingiendo despertar,
aún no está perdido el para siempre.
Confieso que he intentado
despeñarme en la fosa del olvido,
caminé por el borde
como los niños juegan sus rayuelas
saboreando aquél dulce de miedos y entusiasmo.
Me detuvo el rasguño  del viento en las pupilas,
la garra fragmentada del anhelo.

II

Los que vienen al pozo me cuentan que allá afuera sigue el mundo
mientras tanto vigilo de reojo
la morbosa  rencilla del pensamiento mágico y mis canas.
Mi boca exhala  un No.
Ellos sollozan 
sobre los desperdicios de mi vida.




 III

El hogar para todas las cosas es el polvo
Y mis manos resisten otro invierno,
 el don de respirar con la garganta en llamas
y los iris mordiendo los jazmines.
The empress is dead
of course long live the fool.





Real Time Web Analytics